La sensibilidad propioceptiva es la que nos informa de manera subconsciente de la posición de nuestro cuerpo y de la relación biomecánica con su entorno, siendo imprescindible para mantener la coordinación y el equilibrio.

La propiocepción se ve alterada tras sufrir procesos traumáticos, reumáticos o neurológicos. Recuperar la propiocepción es imprescindible para evitar el uso inadecuado de nuestro aparato locomotor, facilitando una recuperación completa y disminuyendo la frecuencia de recaídas.

Disponer de medios terapéuticos como IMOOVE nos acelera de manera destacable la recuperación de la propiocepción.

Como expertos en fisiotecnología, podemos ayudarte

93 217 86 55